Story

January 29, 2021

Reflexiones de un Director en Residencia

A veces es necesario dar un giro equivocado para llevarte al lugar correcto. Justin White admite que después de graduarse de la universidad, no tenía ni idea de lo que quería hacer. Comenzó a trabajar como representante de servicio al cliente, pero cuando la empresa se cerró repentinamente, un compañero de trabajo sugirió que intentara enseñar.

“Me uní a Texas Teachers of Tomorrow y me certifiqué. Incluso después de empezar, no estaba seguro de que fuera para mí. Mi primer año fue horrible. Me quedé porque me enamoré de mis estudiantes. Son la única razón por la que todavía estoy aquí”, dijo White, cohorte Director en Residencia de 2020-2021, en Truth Middle School de KIPP Texas-Dallas-Fort Worth. 

Nueve años más tarde, después de pasar cuatro años como Profesor de Inglés, Lenguaje, Artes y Lectura de escuela intermedia y cinco años como Administrador, White sabe que está exactamente donde se supone que debe estar y haciendo lo que nació para hacer.

“Cada día, puedo encender algo dentro de nuestros estudiantes – sus pasiones, sus sueños, sus talentos. Es la parte más gratificante de este trabajo. Los educadores son creadores de diferencias. Este es mi propósito”, dijo White. 

Está entre la clase actual de cohortes en el programa Director en Residencia (PIR en inglés) de KIPP Texas, una residencia altamente selectiva diseñada para preparar a los directores aspirantes con alto rendimiento para ser líderes escolares exitosos en el futuro. Todos los participantes son miembros a tiempo completo y pagados del equipo de liderazgo escolar, con oportunidades diarias para practicar las habilidades y competencias requeridas para dirigir escuelas de alto rendimiento dentro de la red de seguridad de aquellos que han sido probados. 

Aquí hay un extracto de su tiempo en PIR.

Este programa me ha hecho darme cuenta de tantas cosas. Me he dado cuenta que no puedo ser un líder genuino si no estoy viviendo en mi propia realidad; que ser inauténtico crea dificultades de confianza, y que en nuestras escuelas es vital que enviemos la señal que todos son bienvenidos, que nadie tiene que ser inauténtico para ser aceptado y que crecemos cuando somos vulnerables. 

Y me he dado cuenta que a KIPP le importa asegurar que personas increíbles estén en posiciones alineadas con su llamado. Que tengamos las oportunidades de desarrollarnos y salir adelante, no solamente porque KIPP quiere ser una organización excepcional, sino porque al fin del día, nuestro enfoque son los estudiantes. Si la persona indicada recibe el entrenamiento adecuado y experiencia necesaria, vamos a estar listos para empoderar a nuestros estudiantes a graduarse de high school y estar preparados para la universidad y cualquier camino que escojan. Este programa – Directores en Residencia – me ha hecho un mejor líder. Me ha hecho un mejor educador. Y me ha hecho una mejor persona.”

Para más información sobre nuestro programa de Directores en Residencia (PIR), visite: https://kipptexas.org/principalinresidence/