Story

June 25, 2021

Una ex alumna de KIPP Texas insta a la Junta de Educación del Estado de Texas a aprobar propuestas para nuevas escuelas públicas chárter

Dolores Lozano es una graduada universitaria de primera generación, una exalumna de KIPP Texas y miembro de la Junta Directiva de KIPP Texas. Esta semana, Lozano testificó en la audiencia pública de la Junta Estatal de Educación de Texas (SBOE) sobre nuevas propuestas de escuelas chárter.

Lozano compartió su historia de cómo KIPP Texas cambió la trayectoria de su vida y la de su familia e instó a los miembros de SBOE a considerar nuevas solicitudes de escuelas chárter con una mente abierta. He aquí un resumen de su convincente testimonio.

___________________

Estoy aquí hoy para compartir mi historia más allá de los datos, para proporcionar una hermosa imagen del impacto de KIPP y las escuelas públicas chárter por igual.

Como tantas familias inmigrantes, mis padres ingresaron a la fuerza laboral directamente de la escuela secundaria. Mis hermanas y yo fuimos muy afortunadas de que agotaron todos los recursos que tenían para fomentar nuestra educación.

Como la mayor de tres y un producto de East End de Houston, donde muchos latinos no salen de la escuela secundaria, graduarse de la universidad no solo fue un gran logro para mí, sino para mi comunidad.

Después de completar KIPP 3D Academy en 8º grado, me concedieron una beca completa para una escuela privada, Sacred Heart School – Duchesne Academy – en Houston. En 2014, me gradué de la Universidad de Baylor. Estoy feliz de compartir que cinco años después, mi hermana menor se graduó de la Universidad de Houston. Somos las ÚNICAS hermanas en ambos lados de mi familia que se graduaron de la universidad.

Tres generaciones de KIPP hicieron que eso sucediera… transformando nuestras vidas y generaciones de Lozanos hasta nuestros días.

KIPP me ha apoyado continuamente hacia y a través de la universidad. Al principio de mi carrera fui nombrada para KIPP PALs, nuestra junta de jóvenes profesionales en Houston, y luego aceptada en el Acelerador de Liderazgo de Ex Alumnos de KIPP. Es un programa de becas de 9 meses para jóvenes profesionales que aspiran a ocupar puestos de alto nivel de influencia, impacto y toma de decisiones. El Acelerador me equipó con las habilidades, herramientas, redes, conexiones y más para desencadenar mi potencial.

Gracias al Acelerador, fui seleccionada para convertirme en miembro del Aspen Ideas Festival, un grupo diverso de líderes globales que son seleccionados por su trabajo, logros y capacidad para transformar ideas en acción. Este prestigioso programa abrió muchas puertas y oportunidades para un diálogo profundo con líderes de pensamiento de renombre mundial en artes, deportes, tecnología, economía y política. Pude conectarme con personas como Tara Westover, activistas como Alicia Garca y Cecile Richards, la estrella de la NBA Demar  Derozany el presidente de la Fundación Ford Darren Walker.

Las Escuelas Públicas de KIPP Texas persiguen implacablemente la preparación de todos los estudiantes para el éxito en la universidad, el liderazgo y la vida. Reconocemos que no siempre lo hacemos bien y tenemos oportunidades de crecer y mejorar. Con esto, hemos hecho un compromiso inquebrantable con la Diversidad, la Equidad y la Inclusión. Quiero decir… ¿cuántas organizaciones pueden decir que tienen un exalumno sirviendo en la junta directiva? No muchas. Y, sin embargo, soy una de los dos que sirve como un testimonio de cambio y compromiso con nuestros estudiantes.

El fin de semana pasado, en nombre de la Junta Directiva de KIPP Texas, proporcioné la certificación de los graduados de la escuela secundaria en la ceremonia de graduación de KIPP Northeast College Prep. Esta fue una declaración corta reconociendo la finalización de sus años de escuela secundaria. Después de la certificación, los estudiantes movieron su borla y lanzaron sus sombreros.

Creo que nuestros KIPPsters son agentes de cambio. Tienen el poder de cambiar el mundo.

La Clase de 2021 recibió casi 2,000 aceptaciones a 558 universidades con más de $21 millones en becas y subvenciones.

Ahora más que nunca, es hora de empoderar a todos los padres en Texas para que elijan el camino educativo que sea mejor para sus hijos. Sin embargo, las opciones son limitadas.

En todo el estado, tenemos más de 55,000 niños en listas de espera para inscribirse en charters de alto rendimiento como KIPP Texas. Las escuelas públicas chárter son un camino bipartidista para reducir la desigualdad. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que todos los niños merecen la oportunidad de recibir una educación excelente.

La creación de nuevas escuelas chárter creará más oportunidades educativas para nuestras comunidades. Quiero que todos se sientan tan empoderados y apoyados como yo.