junio 11, 2021

Creación de espacios de valentía y pertenencia

El director de KIPP Austin College Prep (KACP), Juan Juárez, comparte cómo está trabajando para cumplir con el compromiso de las Escuelas Públicas de KIPP Texas de crear espacios de valentía y de pertenencia para todos los estudiantes y el personal. Un ambiente inclusivo donde todos valientemente se empujan a sí mismos de maneras incómodas para que podamos tener un sentido más profundo de compasión, conexión y empatía hacia aquellos que son diferentes de nosotros.

Las personas LGBTQIA+, en particular los niños, todavía experimentan altos niveles de discriminación y estrés, especialmente en la escuela. Los estudiantes LGBTQIA+ en todo el país continúan enfrentando intimidación, exclusión y discriminación en la escuela, poniéndolos en riesgo físico y psicológico, y limitando su educación.

Al crecer como un latino gay, Juárez recuerda sentirse solo y aislado de su familia y su comunidad Latinx. «Estoy orgulloso de ser un latino, pero también ha sido muy difícil crecer como latino debido a la masculinidad tóxica que existe dentro de nuestra cultura. Luché con mi identidad. Sabía que había algo diferente en mí, pero constantemente me dieron los mensajes de tener que ser extremadamente masculino, por mi propia familia y nuestra cultura», dijo el director de KIPP Austin College Prep, Juan Juárez.

Juárez admite que su viaje hacia la identidad propia tomó años. Finalmente se abrió con un adulto de confianza a los 19 años, pero decidió mantener esa información personal fuera de su vida profesional hasta más de una década después. Incluso entonces, le tomó seis años en la misma escuela, antes de que se sintiera obligado a compartir su historia.

«La primera vez que revelé públicamente mi orientación sexual fue cuando era director en San Antonio y fue realmente aterrador para mí porque no sabía la reacción que recibiría», dijo Juárez. «La realidad era que las familias sabían quién era yo porque compartí con ellos mis historias y porque sabían quién era yo, no fue un gran shock para la comunidad en San Antonio, donde hay una población aún mayor de latinos y latinas.»

Desde entonces, Juárez está intencionalmente abierto al personal, estudiantes y padres de familia.

«Mi esperanza es que los estudiantes puedan ver que soy una persona más con una identidad diferente, una identidad única. Y mi esperanza es que aquellos estudiantes y personal que son parte de la comunidad LGBTQIA+ o que luchan con su identidad, se sientan más cómodos siendo parte de la comunidad», dijo.

Cuando Juárez llegó por primera vez a KACP hace dos años, se sorprendió de la falta de estudiantes que parecían ser parte de la comunidad LGBTQIA+. «No conozco las estadísticas, pero estadísticamente es bastante imposible que cero de los 480 estudiantes no se identifiquen como LGBTQIA+. No había estudiantes que lo admitieran públicamente», dijo.

Juárez ayudó a un grupo de maestros a establecer un comité de laboratorio de justicia social que ha ayudado al personal y a los estudiantes a tener conversaciones honestas sobre sus sentimientos, el entorno escolar y lo que creen que falta en las políticas y prácticas escolares.

Hoy en día, cada campus de KIPP Texas-Austin tiene al menos un baño de un solo ocupante, accesible y de género neutro para estudiantes y personal.

«Hemos tenido muchas conversaciones con padres alrededor de estudiantes que están luchando con su identidad. Discusiones honestas y a veces difíciles que no creo que hubieran ocurrido si no fuera por las conversaciones que estamos teniendo como personal».

Juárez dijo que las reacciones de la mayoría de las familias han sido positivas, pero ha tenido muchas conversaciones con padres y familias que simplemente no están de acuerdo.

«Esas situaciones son realmente difíciles para mí, como latino gay, escuchar algunos de los comentarios que los padres han dicho, en torno a cómo es inaceptable. O que no deberíamos tener esas conversaciones. Y creo que una de las cosas que he hecho con los maestros es equiparlos con lenguaje sobre cómo tener esas conversaciones, porque esas conversaciones pueden ser realmente desencadenantes, especialmente para nuestros maestros que se identifican como parte de la comunidad», dijo.

Para crear espacios de valentía y de pertenencia, KACP tiene un proceso de restauración hacia el lenguaje de odio en la escuela. «Los estudiantes pasan por todo un proceso de reflexión en el que se sientan con un maestro o conmigo mismo, y piensan y leen las estadísticas sobre los impactos dañinos de los comentarios negativos en la comunidad LGBTQIA +».

Además del grupo de afinidad LGBTQIA+ para el personal, KACP ahora tiene una Alianza de Género y Sexualidad para estudiantes que comienzan en quinto grado. «Comienza por educar a nuestros jóvenes para asegurarnos de que están desarrollando una mentalidad en la que entiendan que las identidades son únicas, que las identidades son hermosas y que necesitamos aceptar a otras personas», dijo Juárez. Dijo que cuando los estudiantes y el personal comparten su historia, a menudo los miembros de las familias y los amigos responderán con compasión, amabilidad y su propia vulnerabilidad.

Los estudiantes deben sentirse seguros y apoyados para alcanzar su mayor potencial. Con el fin de satisfacer las diversas necesidades de nuestros estudiantes, KIPP Texas se asegura de que nuestras aulas sean espacios de valentía y pertenencia, donde cada estudiante se sienta comprometido, empoderado, respetado y listo para aprender.