noviembre 17, 2022

Camino al descubrimiento: Clarissa Dávila

Noviembre es el Mes de la Herencia Nativa Americana y un momento para celebrar las ricas historias y las importantes contribuciones de las primeras personas de nuestra nación. Queremos presentarte a Clarissa Dávila, una KIPPster grande que recientemente ha emprendido un camino para descubrir su herencia nativa americana.

 

Cuéntanos un poco sobre ti y tus antecedentes. ¿Cuánto tiempo has estado con las Escuelas Públicas de KIPP Texas?

He trabajado en escuelas públicas chárter durante más de una década en el área central de Texas. Comencé como maestra en 2008 en una red charter en Austin. Aún así, con un título en Comunicaciones de la Universidad de St. Edward, sabía que quería unirme al equipo de comunicaciones de la escuela y me puse como objetivo hacer crecer mi cartera. Después de enseñar durante seis años, hice la transición al equipo de comunicaciones como coordinadora de divulgación y comunicaciones. A lo largo de los años, he recorrido los pasillos del Capitolio del Estado de Texas mientras abogaba por la equidad educativa, trabajé para obtener historias en los medios de comunicación que destacaran a los estudiantes y al personal, y he aumentado la inscripción de estudiantes como directora de divulgación, comunicaciones y marketing. En enero de 2022, me uní como KIPPster Grande, ¡y ahora he encontrado mi Equipo y Familia de trabajo!

 

Al crecer, ¿qué sabías sobre tu herencia y de dónde venías?

Nací en la ciudad fronteriza de Laredo, Texas. Al crecer con el trauma familiar de la muerte de mi padre, mi familia no habló de nuestra ascendencia, ni escuchamos historias alegres de la niñez de mi madre o su lado de la familia. Se sentía como si fuera tabú hablar de nuestra historia familiar. Cuando me mudé a Austin, a la edad de siete años, sabía que era diferente y hablaba de manera diferente con un acento distinto. Mis maestros asumieron que yo era mexicana, y como hablaba español, yo también. En primaria, recuerdo llevar a la escuela algunas puntas de flecha que pertenecían a mi abuelo para una demostración, pero como era niña, no sabía lo que eso significaba, y nadie hizo ninguna pregunta. En 7º grado, me pareció fascinante aprender sobre la historia de Texas y las tribus que vivían y cazaban en las tierras en las que vivimos actualmente. Nunca pensé que eso fuera parte de mi ascendencia familiar. No fue hasta las redes sociales modernas que me conecté con los narradores de mi familia extendida.

 

¿Cuándo comenzó tu camino para descubrir tu herencia y qué aprendiste? (¿Cuál es tu herencia y fue diferente de lo que conociste mientras crecías?)

Cuando Facebook se hizo popular y los miembros mayores de mi familia comenzaron a unirse, comencé a conectarme con mi familia extendida. Un año, compré el kit de ADN de Ancestry y encontré muchos familiares vinculados a mi perfil. Fue el mismo año en que mi mamá se unió a un grupo de Facebook de Lipan Apache que mi primo segundo creó. ¡Me uní y encontré muchas de mis conexiones de ADN de Ancestry en el grupo! Desde entonces, he seguido acercándome, haciendo preguntas y aprendiendo todo lo posible para compartir con mis hijos.

El primo de mi madre, Juan, me ha inspirado a explorar nuestra historia familiar y el linaje Lipan Apache. Compartimos historias sobre mi abuelo, su tío, que me da felicidad recordar. Juan ha pasado muchos años investigando y es un gran defensor de la educación de los nativos americanos para todos. Espero ser como él algún día, enseñando y compartiendo la rica historia de dónde venimos.

 

¿Quién es tu figura nativa americana favorita en la historia?

Admiro a las personas que están haciendo historia hoy. Por ejemplo, Lucille Contreras, miembro de la tribu Apache Lipan, que marca una diferencia para las comunidades indígenas. Lea más sobre cómo trajo de vuelta al búfalo y creó un espacio seguro para la sanidad y el aprendizaje. ¡Quiero ser ella cuando crezca!

 

¿Qué significa celebrar el Mes de la Herencia Nativa Americana para ti y/o tu familia?

El Mes de la Herencia Nativa Americana es especial para mi corazón. Llevo a mis hijos, que están en la escuela secundaria, a eventos como Pow Wows o museos que enseñan sobre los nativos americanos. Este mes, asistir al Pow Wow de Austin me dio un sentimiento abrumador de orgullo, tristeza y felicidad, todo a la vez. Sentir el ritmo del tambor en tu alma no es una sensación que puedas obtener al mirar fotos o videos del evento. Mi esperanza es que recuerden esto con aprecio como adultos. Cuando aprenden sobre los nativos americanos en la escuela, les digo que levanten la mano y le hagan saber a su maestro que son Lipan Apache. Quiero que se sientan orgullosos de su herencia y que nunca se avergüencen de quiénes son.

 

Las diversas culturas de los nativos americanos son importantes, ¿qué te gustaría que más gente supiera?

Nuestro estado de Texas es diverso en general. Al crecer, rápidamente me etiquetaron como mexicana, y nadie me hizo preguntas ni me enseñó de manera diferente, así que viví según la etiqueta que me pusieron. Deseo que la gente se dé cuenta de que no todos los que parecen mexicanos se identifican como tales. También está bien preguntar. Prefiero que la gente me pregunte cuál es mi origen étnico a que asuman. Una vez tuve un colega en un empleador diferente que le dijo a un grupo de nosotros: «Todos somos inmigrantes en esta sala». No se dijo con malas intenciones, y querían decir que éramos un grupo diverso, pero me impactó algo. Hablé y le dije a mi compañero de trabajo que la mayoría de mi familia era nativa de Texas, y que no me consideraba una inmigrante. Sí, tengo ascendencia española, además de mis raíces indígenas, porque los miembros de la tribu, que no fueron asesinados ni forzados a abandonar sus tierras, se establecieron en las misiones o se vieron obligados a asimilarse. Sin embargo, todavía no me consideraba una inmigrante, con más del 56% de mi ADN vinculado a las Américas indígenas.

Lo que me gustaría que alguien se llevara de este Mes de la Herencia Nativa Americana es que el viaje de todos para aprender sus raíces familiares es único, hermoso y, a veces, triste. Hay un vacío en el corazón cuando las personas no saben de dónde son o no conocen su identidad. Fue cuando comencé a descubrir mis raíces familiares, pieza por pieza, que siento que pertenezco y merezco estar exactamente donde estoy hoy.